Las Lecciones de Villa, Parte I

POR VIET JUAN FÉLIX (CON DATOS DEL LIBRO “MÉXICO INSURGENTE DE JOHN REED)

Villa salió de El Paso Texas un día de abril de 1913, a conquistar México, con sus cuatro compañeros, dos caballos de acarreo, un kilo de azúcar y de café y medio kilo de sal. Seis meses después, cuando Villa entró triunfante a Juárez encabezando un ejército de cuatro mil hombres, el primer acto público que hizo fue enviar al dueño del establo donde había confiscado 8 caballos el doble del precio de los mismos. (p.133-139, México Insurgente, Editores Mexicanos Unidos, México, DF, 1989).

 

 

DE CÓMO RESUELVE VILLA EL PROBLEMA FINANCIERO-ECONÓMICO EN CHIHUAHUA
Se percató de pronto que no había dinero en circulación. Los granjeros que producían carne y vegetales se negaban a ir a los mercados de la ciudad porque nadie tenía dinero para comprar, pues los dueños de los billetes y de la plata los habían enterrado. Chihuahua no era un centro de fábricas, y las pocas que había, los habían cerrado, y no había nada que se pudiera intercambiar por comida. Así es que, como una plaga, la parálisis de la producción de alimentos comenzó y la escasez atacó a todas las poblaciones. Villa entonces le pide a sus asesores: Si lo que necesitan es dinero, imprimámoslo. Poco después se imprimieron 2 millones de pesos en papel con el nombre de Villa y unos de sus funcionarios. Lo único que lo respaldaba era cinco letras VILLA. Era tanto su prestigio que los bancos de El Paso lo pagaban a 18 y 19 centavos de dólar. Villa comenzó a pagar al ejército con él. El día de navidad llamó a la gente pobre de Chihuahua y les dio 15 pesos por persona (que pocos días después les alcanzaría para comprar 1071 kilos de carne de res –equivalente a la carne de 11 vacas).. Después emite un Decreto ordenando la aceptación de esta moneda en el estado de Chihuahua.. El siguiente sábado los mercados de Chihuahua y otros pueblos cercanos se atestaron de granjeros y compradores.
Otra proclama o medida (por la que muchos se volvieron villistas entonces, y nos volvimos villistas ahora, entre ellos Paco Ignacio Taibo II) fue fijar el precio de la carne de res a siete centavos el medio kilo –cuando valía 50 centavos, un 85% menos- , la leche a 5 centavos el cuarto y el pan a cuatro centavos la pieza. NO HABÍA HAMBRE EN CHIHUAHUA (otros dicen que provocó inflación, lo verificaré al igual que verificaré el valor de esos precios a precios actuales). Lo interesante viene enseguida, pues se parece mucho a la situación actual de Venezuela:

Los grandes comerciantes, que tímidamente reabrieron sus tiendas por primera vez desde su entrada en Chihuahua, ETIQUETARON sus productos con dos precios: uno para el dinero en plata mexicano y billetes (digamos dinero paralelo), otro para “el dinero de Villa” (el oficial). Villa detuvo esta ilegalidad con un decreto radical: 60 días de cárcel a cualquier que discriminara su dinero (oficial). Pero aún así la gente acaudalada se negaba a desenterrar su dinero quizá con la esperanza de que no viviera mucho tempo este hombre que guía y manda (caudillo según la RALE). Villa entonces dio un tiempo para cambiarlo por el dinero oficial (a un tipo de cambio 1 a 1), pasado ese tiempo se declararía falso. Pocos días después de pasado la fecha límite de cambio de moneda y cuando se veía que la cosa iba enserio, 3 peones fueron a ver a Villa para que por favor le dejaran cambiar sus billetes. Villa después de meterles un susto medita y acepta que los cambien “por el bien de su comunidad no por ustedes”.