LIBIA, ¿REVOLUCIÓN O INVOLUCIÓN?