Desempleo de 5.5%, “muy alto” para México: Cepal

La redacción / Proceso

MEXICO, D.F., 29 de junio (apro).- Mientras el gobierno de Felipe Calderón festeja la creación de 445 mil empleos entre enero y mayo pasado, para Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el desempleo sigue siendo un grave problema en el país. 

“El desempleo de 5.5% –casi 2.5 millones de personas– es una tasa muy alta para un país como México” resaltó Bárcena en el marco de la presentación del informe La hora de la desigualdad, brechas por cerrar, caminos por abrir, realizada en la UNAM.

En dicho estudio, la Cepal señala que México ocupa junto con Colombia y Venezuela, una “brecha intermedia” de bienestar; es decir, que son países que deben incrementar la productividad de sus sectores rezagados e impulsar la actividad económica a tasas más altas.

En contraste, países como Argentina, Brasil, Costa Rica, Panamá y Uruguay tienen un mayor desarrollo y menor desigualdad, colocándose, según la Cepal, entre aquellas naciones con bajas brechas de bienestar.

Bárcena señaló que el país debe también aumentar la inversión en investigación y desarrollo por lo menos del 0.4% al 1% del Producto Interno Bruto (PIB). Al respecto, señaló: “México tiene que aumentar la inversión en desarrollo y en investigación. También, aumentar la red interinstitucional de universidades y centros de investigación”.

Para Bárcena, en la guerra contra el narcotráfico se vuelve a sacrificar a los sectores más vulnerables y pobres del país, por lo que se requiere un replanteamiento del rumbo de México.

Dijo: “El del narcotráfico en cierta medida es un tema de muy corto plazo, es rentista; son de unos cuantos. Hay una concentración de riqueza en ese ámbito. Se vuelve a sacrificar a los más pobres, a los más vulnerables”
Planteó que hechos como la muerte del candidato priísta al gobierno de Tamaulipas, Rodolfo Torre Cantú, son una muestra del desaliento a la democracia y a la participación ciudadana. Reconoció también que un país solo no va a poder terminar con una fuerza –el narcotráfico-, cuando el problema se vincula a la parte internacional.